martes, 1 de noviembre de 2016

TRI-CERRAMOS: Dx2 OLÍMPICO SIN DRAFTING MAZAGÓN-PALOS

Para completar el repóker de distancias esta temporada me faltaba hacer un triatlón olímpico, así que nos fuimos Txemita y yo a su Huelva del alma para competir en el Dx2 Mazagón-Palos, último triatlón que se disputa en la Península Ibérica, en la modalidad de Olímpico SIN DRAFTING, otro aliciente dado que podía estrenar mi SpeciaLime en competición.



De este modo este año he competido en Sprint (Zumaia), Olímpico (Mazagón), Doble Olímpico (Zarautz), Half (Elche-Arenales) e Ironman (Lanzarote + fiasco en Vitoria). A esta lista hay que sumar el Campeonato de España de Duatlón LD de Orihuela.

Dejo para el clásico "post-resumen-del-año" las conclusiones, pero ya anticipo al lector que, sin duda, esta ha sido mi MEJOR TEMPORADA. Pase lo que pase en la maratón de Donosti he de estar muy contento con el trabajo realizado durante el año y su reflejo en competición.

Vamos con Mazagón, venga.

Ya conté en la crónica de Zumaia que estos triatlones post-veraniegos me pillaban ya "fuera de juego", sin apenas nadar, cogiendo la bici lo justo y muy centrado en la carrera a pie preparando la maratón. Pero bueno, me apetecía "sacar de paseo" mi nueva y flamante Specialized Shiv y un triatlón en distancia olímpica SIN DRAFTING era justo lo que necesitaba, suficientemente exigente como para justificar un viaje de 700kms pero sin significar la "paliza" de un medio Ironman.

La estrategia era sencilla, salir a muerte nadando, pese a los escasísimos metros acumulados en los últimos meses, intentar no perder de vista a Txema cuando me adelantara en la bici y "reventar" finalmente corriendo. Como casi siempre, la estrategia se fue a tomar por saco a las primeras de cambio...

AGUA


Bocinazo que me pilla bien colocado en 2a fila y ya estamos corriendo por la playa. Salgo como he dicho, a morir, hasta la 1a boya estoy en el grupito de cabeza, y así sigo en el 2do giro, cuando enfilamos ya hacia la playa para la 2da vuelta. Los brazos me pican tela marinera, si sigo así posiblemente lo voy a pagar, pero me da igual, venga Dani a muerte. Cuando faltan unos 200 metros para finalizar esta 1a vuelta sobreviene el desastre, le doy un manotazo a la sujeción de una boya que NO DEBERÍA ESTAR ALLÍ y me hago una buena brecha en el índice de la mano izquierda. Al principio no siento nada y sigo, pero pronto me empieza a molestar y al incorporarme veo que estoy sangrando bastante.

Al volver a tirar al agua ya veo que esta 2da vuelta va a ser un suplicio, llevo la mano como adormecida, no siento el agua y noto como la piel me tira en cada brazada, además del escozor. Me pasan competidores por todos lados, me empiezo a desviar ya que voy nadando prácticamente sólo con mi brazo derecho, me entra el agobio y mi respiración se acelera...venga Dani, sal del puñetero agua como sea...


30 minutos de mierda para este sector, menudo desastre.

Sangrando como un cerdo enfilo la larguísima transición y mi peor temor se confirma, la bici de Txema ya no está...

En fin, es lo que hay, un juez me pregunta si estoy bien, mientras pongo todo perdido de sangre, la bici, el casco, las zapatillas, el traje, mis piernas...¿usted que cree, jefe?


BICI

Voy enrabietado, pero en los primeros metros me concentro en bajar las pulsaciones. Cuando lo logro además descubro que la sangre alrededor del "muñón" del dedo comienza a coagularse, SOBREVIVIRÉ, pienso, así que venga, a dar pedales a saco, Dani.

Me esperaba un recorrido llano, según anticipó (erróneamente) Txemita, pero que va, es "repechero" y con viento lateral bastante molesto.

Es igual para todos, Dani. Vamos, sigue.

Saliendo tan atrás del agua me encuentro con mucho tráfico en forma de competidores, pero voy ganando posiciones rápidamente y eso me anima. Las piernas me pican tela, no llevo vatios, se me acabó la pila del potenciómetro hace poco y por "huevón" no la he cambiado, pero vamos, ya te digo yo que estoy moviendo un buen desarrollo, y el corazón lo llevo en la garganta, algo que en bici rara vez me sucede.


Me cruzo con Txema, va de los 20 primeros, el maricón.

Sigo a lo mío, en el giro de 180 grados me digo que ahora pica eminentemente para abajo hasta la T2, dale Dani, dale.

Termino con unos muy respetables 33kmh de media en los (algo menos de) 40 kilómetros del recorrido, llano por los cojones Txema querido. Me lo he pasado bien en bici, y mi nueva cabra vueeeeeeela, estoy muy contento, con la bici y con mis piernas, pese al escaso entreno.

Aparco la SpeciaLime, que ahora es color lima y rojo sangre, y pierdo 30 segundos en ponerme calcetines, hace calor, 25 grados, son 12 kilómetros a pie... paso de ampollas.

Me pregunto el porqué de los 12 kilómetros en lugar de los reglamentarios 10, pero pronto lo descubriré...

CARRERA A PIE

Salgo algo tieso, pero siento que mis piernas son mías, algo que no siempre sucede en triatlón, así que las sensaciones son suficientemente buenas.

Normalmente suelo salir demasiado rápido y lo acabo pagando, de modo que esta vez me digo que mejor vamos de menos a más. Me pongo en "ritmo maratón", 150-155ppm, unos 4:50min/km, me noto cómodo así y estoy pasando a bastante gente, pues hala venga, así seguimos esta 1a vuelta (de dos). Pasado el km 3 aparece un cuestón infernal de unos 300-400 metros y desnivel 10-15%...vayapordios, así que este es el componente "extra", no podían haber puesto el giro antes de la cuestecita...¿eh?

La cuesta me deja frito y dispara las pulsaciones, el kilómetro 4 se me va a 5:00min/km y tardo el recuperar el ritmo y la calma.

El calor aprieta, afortunadamente las botellas de agua del avituallamiento están muy frías y voy "duchándome" en cada paso por la zona.

Ataco la segunda vuelta con la día de ir subiendo el ritmo paulatinamente, la gente ya va cadáver y yo me encuentro cada vez mejor.



Nuevo paso por la cuesta y tengo la tentación de echar a andar, pero me digo que no, que ni de coña.

4 kilómetros finales (son casi 12) y empiezo a ir frito, hasta que me pasa "RAFA O.", y me dice "venga, venga, grandullón, que no decaiga, venga, vamos, hasta el final".

Me pego a su culo y vamos recogiendo más cadáveres hasta la meta, cada vez un poquito más rápido,  4:40, 4:30, 4:20, 4:10...

En recta de meta le dejo su espacio, no le ataco, por supuesto, me ha salvado la vida en los kilómetros finales. Entro en meta en 2h40:33.

Nos saludamos, ambos con una sonrisa enorme en la cara, gracias Rafa, majete.

"Buah chaval" qué bien me lo he pasado, lo del dedito se queda en mera anécdota, lástima de natación, pero buena bici y mejor carrera. En la clasificación final, pese al desastre en el agua, he quedado en la primera mitad, también en los parciales de bici y carrera, algo que hasta la fecha me costaba conseguir. Estoy muy contento.


Ahora vamos a buscar a Txemita, lo mismo ha pillado podio (Sip!), y vamos a darnos un buen homenaje antes de enfilar para Madrid.

No podía mejor broche a una GRANDÍSIMA temporada de triatlón. Me ha gustado mucho esta distancia, manda narices que este triatlón de Huelva haya sido únicamente mi segundo olímpico, desde el Villa de Madrid en la Casa de Campo en 2013. Habrá que repetir, ya he comentado que es lo suficientemente exigente como para darte un buen calentón, ya que la distancia sprint te deja normalmente "con las ganas", pero sin acabar hecho polvo para una semana, que es lo que normalmente sucede tras un half, del Ironman ya ni hablamos, ése te deja frito un mes.

Este año SÍ he disfrutado del triatlón, con sus altibajos, sí, pero ha sido un gran año. Lo mejor es que el año que viene pinta superior, y eso me pone, señora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada