martes, 18 de octubre de 2016

CITIUS, GORDIUS, FORTIUS

No, no me he equivocado.

Todo el mundo, incluso este pobre ignorante, conoce la famosa cita, clásico “latinajo” lema de Juegos Olímpicos…CITIUS, ALTIUS, FORTIUS (Más rápido, más alto, más fuerte).

En mi caso aplica mejor esta nueva versión, sustituyendo ALTIUS por “GORDIUS”:
MÁS RÁPIDO, MÁS GORDO, MÁS FUERTE (Y que me perdonen los expertos en latín por la licencia con el “GORDIUS”).

Aunque el orden correcto sería entonces, GORDIUS, CITIUS, FORTIUS.

Y así me encuentro, señora.

Desde Lanzarote, en mayo, he engordado entre 6 y 7 kilos, desde los 83 de entonces hasta los 89-90 de ahora. Y sí, manda cojones, resulta que últimamente resulta que soy eso, MÁS GORDO, efectivamente, pero también MÁS RÁPIDO y MÁS FUERTE.

Para muestra mis dos últimas competiciones:

03/09/2016 TRIATLÓN DE ZUMAIA (CAMPEONATO GUIPÚZCOA TRIATLÓN SPRINT).

Un clásico en mi calendario, 4ta vez consecutiva que lo afrontaba, aunque momentos antes dudaba incluso si tomar la salida, invadido por la pereza y esa sensación de estar “increíblemente gordo y fuera de forma”.

Pero ya que estábamos allí…




Le digo a Iker que voy a salir a muerte en el agua, y que me voy a poner en 1ª fila (bueno, 2ª tampoco está mal). Si me sale bien tiro para adelante, en otro caso le espero en la T1 y hacemos el resto juntos.




Natación sin neopreno, lo dicho, salgo a morir y que sea lo que Dios quiera. Apenas recibo golpes, como casi siempre que consigo salir delante, me noto muy fluido nadando, pese a no haber hecho “ni el huevo” desde Ironman Vitoria, apenas 4 entrenamientos (2 en piscina, 2 en aguas abiertas).

En menos de 13 minutos estoy fuera, mi mejor natación aquí pese a ir sin neopreno, me encuentro con Emilio, compi del AtléticoSS, peleándonos en las escaleras, y me digo “joder, qué de PM…”.



Estoy torpe en la T1 y Emilio se me escapa, mierda, pero no me rindo y trato de enganchar grupo como sea. Esta vez no me van a soltar…



Y no, no me soltaron, conseguí aguantar rueda de un mega-grupo y así aguanté hasta casi el final de la bici, únicamente en la subida final supe que no iba a poder mantenerme y no me agobié demasiado. Eukeni, el marido de Carmen (excompi del AtSS, traidora), me pilla ya en la T2 al grito de AÚPA DANI, QUÉ PASA.

Espabilo en la T2 y hago una transición bastante rápida, si no la cago corriendo puedo bajar de 1h10, lo que sería la REPERA, señora.

No miro el reloj y solo corro y corro, la 1ª vuelta bien, con un leve bajón por pensar “uff, aún queda OTRA VUELTA IGUAL (¡¡¡ERRORRRRRRRR!!)”.

Me voy cruzando con la gente y escucho gritar mi nombre entre el público, pero apenas tengo fuerzas para levantar levemente la cabeza en plan rápido…“Hey! Apa!”.

En el giro de mitad de 2ª vuelta veo a Eukeni, va por detrás pero no le saco mucho, grito internamente JOOOODEEEERRR DANI DAAAAALEEEEEE y esprinto desde ahí a meta, más de un kilómetro de pura agonía.



1h08:15, mejor tiempo (de largo) en el tri de Zumaia y en distancia sprint.

Mejor parcial de natación, mejor parcial en bici, mejor parcial corriendo.

¡Increíble GORDITO MÍO! ¡Oso ondo, txapeldun!

16/10/2016 XXX MEDIA MARATÓN DE TALAVERA

Me vengo arriba y decido rematar la temporada repitiendo participación en la maratón de Donosti, previo paso por mi cita clásica con la Behobia y un tri Olímpico SIN DRAFTING al que me ha liado Txemita en Huelva.

Antes de todo eso tenemos el 1er test pre-maratón en la media maratón de Talavera de la Reina, que tan buen sabor de boca me dejó el año pasado.

Recorrido llano, llano, muy rápido, aunque con mucho giro de 180 grados tocapelotas.

Este año decido hacer 100% caso a Carlos Pedrosa, eminencia sagreña en materia de atletismo y maratón, y sigo a rajatabla sus directrices.

Nos plantamos ese domingo en Talavera el citado Carlos, Jesús “Chule”, Jose “el Zapatero”, Javi Pardo y una servidora, cada uno con objetivos bien distintos.



Le digo a Pardo, medio en broma-serio, que podía dejarse de leches y hacerme de liebre…afortunadamente acabó haciéndolo…

Salgo fuerte, intentando seguir a Medina y Pablo, trisagreños, pero en el km 3 veo que voy un pelín alto y decido ceñirme al plan, no pasar de 165ppm.

En el km 6 Javi Pardo decide esperarme y hacerme de liebre (¡Gracias Javi!), me pregunta por el ritmo objetivo:

4:20min/km, Javi.

“Vale”.

Vamos clavando los parciales hasta bien entrado el km 15, en el que empiezo a flojear levemente, aun así aprieto los dientes para no dejar que Javi se escape más de 2-3 metros.



Vamos Dani que vas muy bien, ¡sigue!, (me “achucha” Javi Pardo).

Mi lucha mental entre parar-seguir es terrible, pero consigo desconectar el cerebro y concentrarme únicamente en seguir a Pardo (vamos, vamos Dani, no pienses, solo corre).

No dejo que ningún parcial se vaya por encima de 4:30, encarando recta de meta eufórico, sabiendo que bajamos de 1h32min, lo que para mí es un paso de gigante, rascarle casi 3 minutos a mi anterior mejor marca en 21K es una pasada.

Cruzamos meta en 1h31:45 (@4:21min/km), le debo “la vida” a Pardo, y salto de alegría cuando veo a Carlos, que me había pronosticado unos más conservadores 1h33-34, estoy LOOOOCOOO de contento.

Bien, Fonseca, bien, coño, bien.

Así que sí…más GORDO, pero también MÁS FUERTE y MÁS RÁPIDO.

En Donosti lo “peto”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada