miércoles, 19 de febrero de 2014

EL SUJETO, EL OBJETO Y EL TIEMPO


¿Eres sujeto u objeto?  ¿Qué o quién gobierna tu vida?

Si la respuesta inmediata no es “YO”, si no eres tú mismo quién la gobierna, creo amigo mío que deberías pararte a recapacitar. Repito, ¿eres el sujeto de tu vida o simplemente un objeto dentro de ella?

Alguno pensará que se me ha ido la olla, o se preguntará qué coño tiene que ver esto con el triatlón. No, no se me ha ido la olla, creo que afortunadamente aún no, y sí, el triatlón tiene mucho que ver. Dejadme que continúe y se verá, espero, mucho más claro.

A día de hoy puedo deciros, plenamente convencido, que soy sujeto de mi vida. No siempre ha sido así, de hecho creo que hay que estar siempre alerta, porque esta vida está llena de automatismos que hacen que se nos escape de las manos. Levántate, dúchate, lleva a los niños al colegio, dirígete al trabajo, haz esto o aquello, come, caga, entrena, duerme, levántate…

En cuanto te descuidas has perdido el control de tu vida, así de cabrona es nuestra existencia.

Y luego está la cuestión del tiempo. “Tempus fugit”, dijo alguno. Otro personaje, más cercano en el tiempo, con nombre y apellidos, José Luis Sampedro, dijo también que “el tiempo no es oro, el tiempo es vida”. Si se te acaba el tiempo…¿se te acaba la vida? Pregunta retórica.

Así pues, ¿qué quieres hacer con tu tiempo?, o lo que es lo mismo, ¿qué quieres hacer con tu vida?

Yo ahora lo tengo claro.

No siempre fue así. Hubo un tiempo en que mi vida estaba gobernada por automatismos, un tiempo en el que no gobernaba nada, ni siquiera mi propio cuerpo. Y ese fue el principio. Se acabó el llegar de trabajar, vaciar la nevera y lamentarme de ver como mi cuerpo se deformaba sin control ni remedio. “con lo que yo he sido” “tendrías que haberme visto con 20 años” “yo fui campeón de mi barrio de petanca a tres bandas”

Basta. Para gobernar mi vida, lo primero que tenía que hacer era gobernar mi cuerpo. Yo al menos lo vi así. ¿Qué tienes que hacer tú? Sinceramente no lo sé, sólo tú tienes la respuesta, pero sí puedo recomendarte que te hagas las preguntas adecuadas.

Qué.

Cómo.

Para qué.

Yo lo vi claro, cambiar mi cuerpo, salir a correr, reconducir mi propia vida.

Para ello me hacía falta un reto, abandonar los automatismos no es fácil. Las redes sociales nos inundan últimamente con grandes frases de personajes célebres y no tan célebres. Están ahí, que remuevan tu conciencia o no es problema tuyo. Para explicar ese cambio tan importante en mi vida recurriré a dos de ellas, poco me importa quién las pronunció o cuándo fueron pronunciadas.

SI QUIERES OBTENER UN RESULTADO DISTINTO, NO HAGAS SIEMPRE LO MISMO.

SI NO SUPONE UN DESAFÍO, NO TE CAMBIARÁ (En su original en inglés, “if it doesn´t challenge you, it won`t change you”).

Claro, no, cristalino. Necesitaba hacer algo distinto, y tenía que ser un reto.

Correr la Behobia.

Y cambió mi vida. El triatlón no ha sido sino una consecuencia lógica de aquel paso que di cierto día. Un triatlón SPRINT, un 1/2 IRONMAN, un IRONMAN…afrontar un desafío tras otro, y aunque parece que sólo hablo de deporte,  nada más lejos de la realidad.

Hablo de irme a EEUU y montar una oficina en San Francisco (un desafío en el que fracasé, dicho sea de paso), hablo de negarme a ser relegado a “objeto” consultor-facturador de horas, de aceptar nuevos desafíos profesionales, de “sujetar” al fin y al cabo de nuevo las riendas de mi vida profesional, sujetar, esto es, ser “sujeto” también de esa parcela de mi vida. Hablo de querer afrontar con ilusión ahora sí el reto de ser padre. Retos, desafíos, cambios…

Por eso hay que preguntarse QUÉ, CÓMO y PARA QUÉ. Quizá yo mismo no lo haga todos los días, quizá sólo de cuando en cuando, pero claramente lo considero algo imprescindible. Podría hablaros de la materia (EL QUÉ), el sentimiento (EL CÓMO) y la razón (EL PARA QUÉ), podría hablar ahora del cerebro primitivo, el límbico y el neocórtico, podría divagar sobre el consciente y el inconsciente. Sería largo y ciertamente un poco “freak”, pensaríais que se me ha ido la cabeza, y bueno, no estaríais exentos de razón.

El triatlón es ahora mi agente de cambio, un hábito (que no un automatismo), un facilitador de libertad y plenitud. Plenitud, bonita palabra. Pleno, esto es, completo. ¿No fue acaso la búsqueda de la plenitud el origen del triatlón? ¿No buscaban encontrar, aquellos soldados norteamericanos en el Hawaii del 78, al atleta más completo? Ciclistas, corredores, nadadores…¿quién es el más completo? Unamos las tres pruebas más duras de la isla y comprobémoslo. Así nació el IRONMAN, así me sentí yo finalizando los 226km, más pleno, más completo.

Qué.

Cómo.

Para qué.

Pregúntatelo cada día. Sí, tú, amigo pintor de coches, empresario avícola, músico autónomo. ¿Qué quieres hacer? ¿Cómo quieres hacerlo? ¿Para qué?

Pregúntate igualmente si eres sujeto o eres objeto.

Porque, ya sabes, “tempus fugit”.
 

lunes, 17 de febrero de 2014

MÉS QUE UN CLUB


Como el Barça, en el Club Triatlón La Sagra de Illescas, somos más que un club. Cada vez más, y mola, mola mucho.
 

Este año por fin tengo la sensación de pertenecer a un club, espero que ningún compañero me malinterprete, pero el año pasado la sensación era otra. No éramos más que unos cuantos “chalaos” que compartíamos colores en la ropa de competición, un par de días a la semana de piscina, alguna prueba que otra y poco más, todo muy desorganizado. Al menos esa era mi sensación, que supongo algún compañero compartirá, o quizá no.

Pero este año la sensación es bien distinta. No sólo somos más, sino que compartimos más. Rara es la prueba, ya sea de bici, ya sea duatlón, ya sea carrera popular, en la que no hay representación de mínimo 5 integrantes del club. Hemos empezado también a compartir salidas en bici, toda vez que, por fin, la gente está empezando a tener bici de carretera (ya era hora, vaya mierda de club de triatlón de ruedas gordas que éramos).

Se comparten también entrenamientos de atletismo los jueves, el último día éramos nada menos que 13 “personas humanas” tomando las aceras y calles del recinto ferial de Illescas. 13 loc@s haciendo técnica de carrera y series ante la mirada atónita de los paisanos del lugar. Cierto es que la temporada pasada también había convocatoria semanal para salir a correr, pero era no era lo mismo, muchos días se cancelaban porque nadie tenía intención de acudir.

Por no hablar de las cervezas y cenas conjuntas, cada vez más frecuentes. Esto también une, ya se sabe del poder del alcohol y la consiguiente exaltación de la amistad que sus efectos provoca.

Y tenemos chicas. Por fin. Le hacía falta el “toque femenino” a este club. Tanta testoterona junta necesitaba compersarse con algún estrógeno que otro. Somos bastante bruticos, pero las “niñas” hacen que queramos ser mejores personas, que ya tenemos suficientemente desarrollado el “gen Neanderthalensis”, de modo que creo que ya podemos considerarnos un club en toda regla.

El concepto de CLUB CON MAYÚSCULAS creo que se fraguó de verdad con la idea de ir juntos a Lisboa, y me gusta creer que he tenido algo que ver en ello. A día de hoy sólo dos o tres integrantes no acudirán a la cita, el resto vamos todos. Los últimos en subirse al carro han sido Ángel y Antonio.

Pero es que ahora además cuando uno dice que se ha inscrito a una prueba, nos falta tiempo al resto para mirar el calendario, hacer números, buscar la correspondiente excusa para convencer a la pareja y tirar de tarjeta de crédito antes de que se nos pasen las ganas.

 La prueba de MTB que se celebrará en Sacedón (Guadalajara) el próximo 9 de marzo es un buen ejemplo. Abrió la veda Carlos, “…pues mi padre y yo teníamos pensado hacer juntos esta prueba chicos, ¿qué os parece?...”. Tardé “cero coma” en inscribirme y mostrar el comprobante de inscripción en el grupo de Whatsapp, y el resto ya es historia. De momento ya vamos diez, si se descuidan Carlos y su padre se quedan sin inscripción, porque agotamos los dorsales.

Y cada semana es así, uno lanza el reto, añade el obligatorio “no hay cojones” y sabe a ciencia cierta que alguien recogerá el guante.

Se acabó que Fran haga él solito “los 10.000 del Soplao”, Dani sea el único Ironman o Alberto el pionero compitiendo en el ExtremeMan de Getxo. Ahora sabes que algún “zumbao” va a seguir tus pasos. Y eso mola.

Mejorar, compartir y sobre todo…reírse. Reírse mucho, pasarlo bien. Reírse de uno mismo, aceptar tus limitaciones, admirar las cualidades de éste o aquel compañero y tratar de mejorar para superarte, para superarle. Pero sobre todo reír.

El triatlón es una potente droga recreativa, y en grupo se disfruta más. Pero sin obsesiones, con una sonrisa permanente dibujada en tu rostro. Sólo así tiene sentido.
video


Lo dicho, “més que un club”.

ENTRENAMIENTOS DE LAS DOS ÚLTIMAS SEMANAS

SEMANA 4/16 DE CARA A LISBOA (Semana terribilis, así no vamos a ninguna parte)

Lunes: 2300m natación

Martes a Jueves: Absolutamente nada (Desaaaaaaastreeeee)

Viernes: 2400m natación (palas y aletas) + Insanity Pure Cardio (40´)

Sábado:  45’ carrera continua (con algún cambio de ritmo, pero poco)

Domingo: 55km ruta en bici de carretera con compañeros del club (sin apretarnos demasiado)

SEMANA 5/16 LISBOA

Lunes: Descanso

Martes: 70´spinning (en ayunas)

Miércoles: 2400m natación (palas y aletas, entrenamiento fuerte, de los durillos)

Jueves: Carrera a pie, 20´calentamiento + técnica carrera + series 2x6x200 + 5´ vuelta a la calma

Viernes: 2500m natación (palas y aletas)

Sábado: 1h36 carrera, 17K (con Carlos)

Domingo: 87K bici carretera, 3h justas a (casi) 30kmh de media (Con Óscar y Rober)

 

 

sábado, 8 de febrero de 2014

"BOLOS" FALANDO PORTUGUÊS


Se me ido de las manos. Soy un liante, un manipulador, tengo que reconocerlo.

Durante 2013 he disfrutado enormemente de todas y cada una de las pruebas en las que he tomado parte, pero en general el año pasado fue una carrera “en solitario”. Cierto es que en varias pruebas coincidí con alguien, como con Rob en Lisboa (también Jorge, pero participando en distancias diferentes), con Fran en Valdemorillo, con Isma en Zumaia, Isma de nuevo e Iker en la Behobia, por poner algunos ejemplos. Y es precisamente de esos ratos compartidos de lo que mejor recuerdo guardo. Porque lo cierto es que el año pasado me he sentido muy solo, es duro entrenar larga distancia a solas, es difícil a veces encontrar la motivación para salir a montar en bici 3-4 horas o correr 20-30km.

Así que el reto 2014 era intentar liar a cuanta más gente mejor, pasaba de chuparme otro año yo solito. De manera que,  desde que acabé Lisboa y durante todo el segundo semestre del pasado año, comencé mi labor de acoso y derribo con la gente del club, y con todo aquel que tuviera la osadía de dejarme hablar “de mi libro”. Compartir es vivir, dicen, de modo que me embarqué en una dura tarea de evangelización “pro-larga distancia”.

Y se me ha ido de las manos, señora.

El primero fue Jorge, ya hizo el recorrido corto en Lisboa el año pasado, y él mismo cayó sin que tuviera yo que convencerlo de nada. Tras él vino Kike, un inconsciente como yo y que en general se apunta a un bombardeo. Fran, Alberto…(aunque ambos optaron por hacer “únicamente” el corto, no el 1/2 Ironman), Néstor, Fernando, Noel si el “curro” se lo permite,  poco a poco fueron cayendo uno tras otro. Llega septiembre/octubre y trae nuevos integrantes al Club Triatlón La Sagra de Illescas, carne fresca y…presa fácil: Carlos, Isa, Asier, a quién yo llamo el "eusko-bolo", quién sabe si David, también Luis, que se incorpora al grupo en 2014 y no lo duda, ¡¡TODOS A LISBOA!!

Así que ya la tenemos liada, más de 10 integrantes del Triatlón la Sagra pasaremos el puente de mayo 2014 compitiendo en Lisboa, la mayoría en el 1/2 Ironman, y algún “gay” en el Olympic Plus (1/4 Ironman).

Como dice el título del post, seremos un grupo de “Bolos” falando portugués

Además he conseguido liar a Iván para hacer el ICAN distancia Ironman de Gandía, ¡¡va a ser un año redondo!!

Me faltaba el remate final. A finales de diciembre 2013 conozco a Sergio, y en menos de 3 semanas estoy trabajando para su empresa. En la comida-entrevista de trabajo sale el tema del deporte y el triatlón, y Sergio comenta “Buenoooo…tienes que conocer a mi socio, Txema, ya ha hecho sus pinitos en triatlones cortos y sólo le falta un empujoncito para dar el salto a retos mayores”.

Pues nada, que aquí estoy yo para dar “empujones”, es mi especialidad.

El 7 de enero entro a trabajar con Sergio y Txema, y en menos de 15 días Txema ya tiene su bici de carretera comprada (que no tenía, viene de la mountain bike, así que le acompaño yo para asesorarle en tal labor), así como el resto del equipo necesario para hacer media-larga distancia. Un tío decidido este Txema . Incluso decide iniciar su propio blog de triatlón, lectura que por supuesto recomiendo:

http://diariodeunfinisher.blogspot.com/

“Oye Dani, ¿y cuál crees tú que es una buena prueba para debutar en media distancia…?”

¿Te he hablado de Lisboa, baby? ;)

Nada, coser y cantar, vete reservando hotel Txema, y cuéntale a tu mujer los beneficios de pasar el puente de mayo en Lisboa.

Total, que en Lisboa seremos “ciento y la madre”, definitivamente la vamos a “liar parda” en la capital portuguesa. Ya verás tú qué risa cuando algún competidor vea pasar una flecha naranja al son del... "¡¡ANDA BOLO!! ARRÍMATE PÁ LA LINDE Y DÉJAME PASAR, ALHAJA".

La “marea naranja” invadirá la ciudad del fado, del Barrio Alto y el bacalhau de mil formas y sabores. Todos de naranja y negro, menos Txema, que irá de blanco inmaculado con su recién estrenada equipación dos piezas, mitad Compressport-mitad Zerod (curiosa elección de color en un tío del Atleti como yo, pero bueno…).

Me guardo para el final lo mejor, quería presentaros a una nueva amiga, quería presentaros a “Milana”


Ya le tenía echado el ojo a esta “cabra”, esta bici de contrarreloj Felt por la que llevaba tiempo suspirando. El destino quiso cruzar nuestros caminos en la visita a Ciclos Boyer en Las Rozas, acompañando a Txema a comprarse todo tipo de equipamiento triatlético (neopreno, dos piezas, cordones elásticos, gafas, etc, etc, etc…)

Y allí estaba “Ella”. Expuesta en el centro del local, tan radiente, tan sugerente…

Y a un precio increíble, todo hay que decirlo.

Toca convencer a Ruth, y me va costar renunciar a cualquier otro tipo de regalos durante la temporada 2014/2015, además de otra serie de promesas (arregla el jardín, ordena el garaje, etc, etc, etc…), pero merece la pena intentarlo.

Al día siguiente de “conocernos” hago el pedido, y en 15 días seré el afortunado propietario de mi primera bicicleta de contrarreloj, mi primera “cabra”, mi ansiada “Milana”. Sólo espero que Nekane no se ponga muy celosa, no creo, ella sabe que el primer amor nunca se olvida.

Completo además esta semana el “pack flipatleta” con el siguiente casco "aero", regalo por cortesía de mi suegro:




Ya, ya lo sé, soy un “flipao”, qué le voy a hacer. El día que además monte bien en bici puede ser la “rehostia”. Y para ello lo que tengo que hacer es pegarme más a Fran y sus “roselines” de Parla, como hice por ejemplo el domingo pasado, junto con Iván. Casi 120km con su club ciclista, el club “Roselín”, una buena grupeta de 15-20 integrantes en una soleada mañana de domingo, para ir acostumbrándome a rodar con “ciclistas de verdad”, para saber lo que es rodar rápido en grupo, para salir en respuesta de un ataque tras otro y para descubrir que las piernas aún te pueden arder de dolor un poquito más.
Repostando en Morata con los "roselines"
Y eso que fue una jornada accidentada y que, según Fran, no nos exigimos mucho. Intentaré estar preparado para cuando sí nos exijamos de verdad. Porque definitivamente quiero ser mejor ciclista, así que ya he advertido a Fran que pretendo "adobarme" a él y sus roselines un domingo sí y el otro también.

ENTRENAMIENTOS DE LA SEMANA (LISBOA SEMANA 3/16)

Lunes: 2000m natación (con mierdi-técnica, arrrgh…)

Martes: Descanso

Miércoles: 60’ ciclo indoor

Jueves: Trabajo de fuerza, con Insanity Plyometric Cardio Circuit (45’)

Viernes: 75’ ciclo indoor, con series

Sábado: Fuerza, Insanity Power & Resistance (40’) + 2300 natación (palas y aletas)

Domingo: 118K bici carretera (Illescas-Parla-San Martín de la Vega-Arganda-Morata-Titulcia-Ciempozuelos-Valdemoro-Torrejones-Illescas), con los “roselines” de Parla